La presencia del maestro Javier Vázquez provocó que se llenara la Sala de la Tertulia Taurina del Ateneo Mercantil de Valencia, hasta la bandera, el jueves 1 de febrero de 2024 para escuchar su brillante disertación El diálogo entre el torero y el toro.

Paco Roger saludó al más medio centenar de asistentes y trazó un breve recorrido por la carrera profesional del maestro madrileño y actualmente residente en Valencia:

  • Presentación el 7 de septiembre de 1986.
  • Novillero con picadores el 6 de septiembre de 1987.
  • El Domingo de Ramos de 1993 en Las Ventas tomó la alternativa de manos de Dámaso González, con Pepín Jiménez en el cartel ante toros de José Vázquez.
  • Ese año 1993 fue declarado triunfador de la Feria de San Isidro y salió por la puerta grande de Las Ventas.
  • En la Plaza de Illescas se retiró en 2004.

Paco Roger finalizó su presentación destacando la estrecha vinculación de Javier Vázquez con los toreros valencianos.

Tras una fuerte ovación inició Javier Vázquez su intervención agradeciendo a la Tertulia Taurina su labor en pro de la fiesta y la oportunidad que le brindaban. Con un estilo cercano, fácil y directo afirmó que el diálogo entre el torero y el toro en una confrontación a vida o muerte es una de las cosas más bonitas de ser torero. En un ruedo imaginario describió con detalle todas las etapas de la faena para explicar en qué consiste el diálogo.

Cuando sale el toro, desde ese momento hay que entender lo que dice como si se hiciera una radiografía, teniendo en cuenta que toda acción del torero ha de tener un motivo. Aunque el toro esté por definir y vaya cambiando, ya se puede empezar a captar lo que va a hacer y cómo van a ser sus embestidas. Aunque no hay dos toros iguales, pueden sintetizarse tres tipos: 1) el que arranca contra el burladero afirmando su poder, al que hay que templar, 2) el huidizo que se va suelto. Hay que ver la manera de irse, darle confianza para que se venga arriba, hacerle creer que le tienes miedo y correr hacia atrás recogiéndole con el capote para atraerlo, y 3) al toro bronco y agresivo no hay que dejarle respirar para que no crea que te puede.

El temple, don que tienen los toreros para imponerse, se manifiesta con el capote por bajo para poder al toro y hacer que te respete.

El diálogo busca el fondo del toro y que salga a relucir. Si este fondo es malo ha de ser breve.

Suerte de varas

En varas el toro se define de verdad, saca su fondo, lo que da mucha importancia a este tercio porque se tiene que observar lo que el toro te va diciendo. Puede darse según el encaste alguna similitud en los comportamientos lo que no quita para que la observación haya de ser precisa. Es el tiempo de captar las querencias para controlar la situación y que el toro salga por donde el torero decida en un diálogo para convencerle. En un quite por chicuelinas se estudia el lado por el que el toro va a pasar.

Banderillas

Acaba de definirse el toro en el tercio de banderillas. Como percibe muy bien todo lo que el torero hace, éste debe buscar lo que interesa más, el pitón por el que se vence. Es importante que el banderillero encuentre el lado idóneo para la reunión con la res. Si el toro se da cuenta de que está ganando la partida, hay que demostrarle quién manda en una lucha de poder a poder. Un par al quiebro es un acto de poder del torero. Algunos toros se defienden en banderillas, pueden cambiar y anunciar lo que van a ser en adelante.

Muleta

Con la muleta se empieza templando la brusquedad, y la interpretación de los lances, las posiciones y las distancias se adapta al toro pensando bien el toro lo que hace y cómo lo va a hacer. Con inteligencia, entrega y valor se trata de conseguir en este momento del diálogo que el toro rompa y de escoger la distancia adecuada. Es ahora cuando hay que dar el paso apropiado para que el toro de buen fondo se entregue, es la clave de la faena cuando el torero disfruta al expresar lo que siente dentro.

La suerte suprema

El diálogo llega a la ejecución de la suerte suprema. La colocación para igualar no debe tener brusquedades ni capotazos sin sentido que rompan esta conversación que culmina cuando el toro se entrega y pide la muerte. Es la obra efímera del torero que queda en su memoria y en la del público, que emociona y hace sentir como arte que es, hasta el punto que a veces la realidad de la lidia puede superar el sueño del toreo de salón.

El maestro Javier Vázquez afirmó que la suerte suprema se debe ejecutar bien porque se lo debes al toro, que entrar a matar es una cuestión de fe porque es el único momento de la faena en que se pierde la cara del toro, en que hay que mirar única y exclusivamente el sitio en el que se va a clavar la espada, con una entrega total porque no hay marcha atrás.

Para cerrar esta lección magistral el maestro puesto en pie explicó con todo detalle la ejecución de la suerte. Fue un broche de oro acogido con una atronadora ovación.

Nicasio Jiménez inició el turno de preguntas que Javier Vázquez atendió con la misma sencillez, claridad, cercanía y naturalidad que había transmitido en su intervención. Hace falta mucha cabeza para gestionar la fama y el dinero, especialmente en los jóvenes, teniendo en cuenta que un torero puede vivir en 5 años lo que un empresario en cuarenta. No hay que olvidar que el negocio del torero es la espada y la muleta, cuando se retire puede ser el tiempo de invertir. Como es una entrega vocacional el sentimiento se mantiene.

El 2º espectáculo de masas, único, con verdad y valores, está ausente de los noticiarios porque se pretende sacar el toreo de la vida pública. Se cierran las plazas y cada vez hay menos negocio para toreros, ganaderos y empresarios. Ante este panorama cabe la esperanza si se enseña el espíritu de sacrificio y superación simbolizado por el toreo, el mejor reflejo de la sociedad y la historia de España. Hay que confiar en un cambio pendular y que sople el viento a favor.

El momento de mayor peligro en la faena es cuando se echa la moneda al aire y se da un paso al frente y se entabla un diálogo para convencer y dominar.

Por imperativo del tiempo hubo que concluir esta tertulia memorable. Paco Roger pidió a Javier Vázquez que volviera otro jueves para atender las preguntas pendientes, suscitadas por su magistral faena.

Los tertulianos, muy satisfechos de la tarde vivida, se despidieron hasta la tertulia del jueves 8 de febrero, en la que el joven tertuliano Martín Domingo hablará sobre “Origen e historia del toro de lidia”.

Salvador Chapa

Galería de imágenes: