La Dra. Eloisa Jantus Lewintre, la jefa del laboratorio de Oncología Molecular de la Fundación del Hospital General Universitario de Valencia, trajo al Ateneo Mercantil una conferencia bajo el título "Qué es y qué representa para la actual medicina la famosa fotografía 51 del DNA (doble hélice)", coordinada por el Dr. Carlos Camps Herrero, Jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital General de Valencia y Coordinador de la Escuela de Salud del Ateneo Mercantil.

La información para poder realizar cualquier función de las células de nuestro organismo se encuentra codificada en una molécula de estructura elegante, compuesta por una doble hélice en la que los átomos se relacionan entre sí de una manera muy sencilla.

El descubrimiento de la famosa fotografía 51 ha cambiado la forma en la que se hace oncología en todo el mundo. La estructura del DNA fue descrita por primera vez a mediados del siglo pasado. Una vez descubierta la estructura, los avances llegaron muy rápido ya que se empezaron a desarrollar métodos para conocer exactamente las secuencias de esa base que forma el ADN, a desarrollar técnicas para analizar esta molécula y a principios de los 2000 ya se realiza una secuencia del genoma del cuerpo humano. En el S.XXI se ha hecho un avance un tecnológico tan grande que se puede analizar un genoma muy rápido y con una gran reducción de costes.

A raíz de todos estos descubrimientos y, a pesar de que se iban generando soluciones para muchas enfermedades, la curva de mortalidad del cáncer seguía creciendo; por ello, se decidió, con todos los avances que se habían generado, secuenciar los genomas de los tumores para descubrir qué estaba pasando con el cáncer.

Así, a partir del 2000, se emprende un gran consorcio internacional para secuenciar muchos tumores diferentes y ahí, se empieza a comprender qué es el cáncer.

Hoy en día estamos muy preocupados por el COVID, pero hay una cifra que nos debe hacer pensar. En 2020, 3.000.000 de personas han muerto a causa de la pandemia, pero en el mismo periodo de tiempo, 10.000.000 de personas lo han hecho a causa del cáncer. Es la primera causa de mortalidad en los países desarrollados.

¿Y toda la investigación en oncología…. ha cambiado algo?

Las curvas en la mortalidad por cáncer en EEUU nos muestran como entre 1991 y 2005 se han evitado más 2.500.000 de muertes.

Además, en pocas décadas ha cambiado de manera muy profunda la visión que tenemos del cáncer siendo capaces de distinguir la estructura de cada uno de los tumores de una persona enferma de cáncer y aplicando diferentes tratamientos a cada uno de ellos con fármacos específicos para corregir las alteraciones de cada tumor.

Cuando se encuentra una alteración que tiene un fármaco específico la supervivencia de un enfermo de cáncer aumenta bastante respecto a una alteración con un tratamiento genérico de quimioterapia; por tanto, se ha cambiado la forma de tratar el cáncer con un nuevo paradigma, lo que se conoce como oncología de precisión.

La oncología de precisión se basa en realizar un muy buen diagnóstico de las alteraciones genómicas de un tumor para poder aplicar el fármaco o tratamiento perfecto.

Las biopsias se consideran el estándar para las pruebas moleculares de la oncología, pero existen situaciones en los que la calidad de una biopsia o una situación de metástasis no podemos estar seguros de que una biopsia localizada represente toda la enfermedad de un paciente por lo que nos enfrentamos al problema de la heterogeneidad o de la falta de muestra de un tejido.

La biología ha descubierto que en una muestra de sangre se puede encontrar material que proviene de un tumor por lo que se sabe qué está pasando con el tumor a tiempo real. Esto se denomina biopsia liquida, una fuente alternativa de información muy importante que, junto a la tecnología existente hoy en día, permite analizar los genes de cada paciente. Con estos resultados se reúne el Comité Molecular dónde se decide cada tratamiento personalizado para mejorar la calidad de vida y supervivencia de cada enfermo.

Podcast de la conferencia: