La conferencia "Cuidados de la piel y la salud: mitos y realidades" ofrecida por el doctor Carlos Guillén y moderada por la doctora Isabel Moreno, tuvo como finalidad destacar los cuatro motivos por lo que hay que cuidar y entender nuestra piel: Reconocer la predisposición a tener problemas con el sol; detectar un cáncer de piel para así poder salvar vidas; convertirnos en amplificadores de un mensaje clave como es que las quemaduras solares producen cáncer y adquirir criterios respecto a algunos de los mitos dermatológicos.

El 90% de los cánceres de piel aparece en la piel expuestas. Aunque el cáncer de piel no sea mortal, hay que transmitir, sobre todo, a la gente joven que es fundamental protegerse.

Desde que Coco Chanel puso de moda el bronceado, el cáncer de piel ha aumentado de manera exponencial. Según el Dr. Guillen “este año se está viendo una “auténtica epidemia” de melanomas producidas en un porcentaje muy alto por quemaduras en la infancia”.

Radiación Solar

La luz que recibimos del sol tiene una serie de franjas que tenemos que conocer como los infrarrojos (55% de la radiación solar total son los responsables del calor), la luz Visible (estimulan el sentido de la vista y la luz ultravioleta que es la culpable del daño en la piel.

Tomar el sol de manera moderada tiene muchos efectos beneficiosos como fuente fundamental de Vitamina D necesaria para nuestro soporte óseo, para nuestro sistema inmunológico y como protector de nuestras células. Es psicoestimulante y tiene efectos terapéuticos

Por el contrario, la sobreexposición de rayos ultravioletas produce quemaduras, insolación, fotodermatosis, fotosensibilidad, envejecimiento e inducción a diferentes cánceres de piel.

Es importante señalar que las lámparas de bronceado artificial están incluidas con carcinógeno humano por la Food and Drug Administration (FDA). De hecho, se puede afirmar que más de 10 sesiones al año multiplica por 8 el riesgo de sufrir un melanoma.

Hay que distinguir los diferentes tipos de piel y su respuesta ante los rayos solares como Tipo I (siempre se quema y nunca se broncea, Tipo II (siempre se quema y algunas veces se broncea), Tipo III (se quema algunas veces y siempre se broncea), Tipo IV (nunca se quema y siempre se broncea), Tipo V (moderadamente pigmentada) y Tipo VI (piel negra).

Es importante señalar que el carcinoma maligno puede ser mortal ya que el retraso en el diagnóstico puede convertir un problema o una lesión dermatológica en una cuestión oncológica.

Para descubrir si es maligno hay que atender a la asimetría, el color, aumento del diámetro y irregularidad de los bordes.

¿Cómo podemos evitar el daño solar?

Existen medidas de fotoprotección, tanto físicas (sombreros, gafas, ropa adecuada) o fotoprotectores que previenen las quemaduras solares, reducen el riesgo de cáncer cutáneo y previenen el fotoenvejecimiento.

El FPS (Foto Solar Protection) es el número de veces que aumenta la resistencia de nuestra piel al enrojecimiento previo a la quemadura. Por ejemplo, si una piel para quemarse requiere 10 minutos, si usa una crema con FPS 10, el tiempo que tarda en quemarse se convierte en 100 minutos.

Para todo tipo los de pieles existen dos recomendaciones generales: evitar el sol entre las 12 y las 16 horas, usar un factor de protección alto, tener mucho cuidado con la piel de los niños y pacientes de riesgo (ojos azules, piel muy blanca).

Mitos en el cuidado de la piel

  • Es preferible apretar los granitos para sacar “lo malo”: FALSO

Mucha gente tiene tolerancia cero frente a los granitos en la piel, pero hay que saber que extraer los granos puede dejar cicatrices en la piel; lo mejor es aplicar productos para secarlos sin apretar ni manipular. Otra opción es acudir a un profesional que utiliza productos e instrumental específico y esterilizado. Cuando se hace en casa, no hay control con las bacterias y además, contaminamos en el resto de la piel provocando que nos salgan más.

  • Una mala alimentación promueve el acné: VERDADERO

Los factores que predisponen a tener acné son: genéticos, bacterianos y hormonales.

La alimentación influye mucho en el acné, por ello una buena alimentación ayuda a tener una piel sana e hidratada. Además, los alimentos con un alto nivel glucémico pueden provocar brotes de acné, así como los derivados de los lácteos.

  • El tabaco no afecta a la piel: FALSO

El humo reseca la piel y disminuye el riego sanguíneo. Fumar induce a tener arrugas alrededor de los ojos y los labios, rompe el colágeno de la piel y produce la coloración amarillenta en dedos y uñas.

  • Un fotoprotector solar con alto FPS evita que nos bronceemos: FALSO

Algunas personas se niegan a usar fotoprotector por miedo a no broncearse. Sin protección, el bronceado es más rápido, pero menos duradero y hay más riesgo de insolación y quemaduras.

  • Lavar el cabello con frecuencia promueve su caída: FALSO

Lavar el cabello es bueno para eliminar la grasa, es beneficioso y no promueve la caída. El cabello se ha de lavar cuando sea necesario.

  • Si cortas el pelo, crece más rápido: FALSO

La realidad es que, cortes o no el cabello, crece del mismo modo y con la misma fortaleza que antes

  • Si te arrancas una cana, salen más: FALSO

No influye en absoluto

  • El estrés aumenta la caída del pelo: VERDADERO

Cada día se caen unos 100 pelos de manera fisiológica, aunque esto se puede modificar por la tensión nerviosa mantenida, de forma que los ciclos del cabello se modifiquen y existan más pelos en fase de caída.

  • El agua caliente me alivia el picor de la piel: FALSO

El baño o ducha con agua caliente arrastra los lípidos cutáneos. Esto hace que la piel se deshidrate antes y pique más.

  • La mayoría de las alteraciones de las uñas son hongos: FALSO

Muchas alteraciones se deben a traumatismos que alteran la uña y para las que está contraindicados dar medicamentos.

  • Las manchas blancas es las uñas son falta de calcio: FALSO

Las manchas blancas se deben a traumatismos en la matriz ungueal.

Una vez finalizada la conferencia se dio paso a un interesante debate que moderó la Dra. Isabel Moreno en el que participaron, tanto las personas presentes en el salón Stolz como aquellos que estaban siguiendo la charla desde sus casas.

Podcast de la conferencia: