La Escuela de Salud del Ateneo en colaboración con el Grupo de Estudios de Actualidad, Agea Valencia, regresó, el pasado 4 de octubre de 2022, con una conferencia que trató sobre la menopausia. El ginecólogo, Dr. Enrique García García, nos habló sobre este momento que marca el final de los ciclos menstruales. Se diagnostica después de que transcurren 12 meses sin tener un período menstrual.

Puede producirse entre los 40 y 50 años. La menopausia es un proceso biológico natural. Sin embargo, los síntomas físicos, como los sofocos y los síntomas emocionales de la menopausia, pueden alterar el sueño, disminuir la energía o afectar la salud emocional. Hay muchos tratamientos eficaces disponibles: desde ajustes en el estilo de vida hasta terapia hormonal.

Ya se habló sobre las cuestiones hormonales en la mujer. Hoy se trata de comentar la menopausia. Cuando los estrógenos y la progesterona desaparecen, entonces adviene la menopausia.

Un porcentaje importante de mujeres menopáusicas, el 85%, tienen problemas de deficiencias de calidad de vida debido a la menopausia. La edad media en que se instaura la menopausia en la mujer española es a los 51 años. Es decir, un tercio de su vida lo pasa con molestias propias de la menopausia. Esto origina un gasto anual de 16.000 mil millones de euros en consumos sanitarios y farmacéuticos.

¿Qué es la menopausia?: es una palabra griega. Se define como un cambio normal en la mujer, cuando se considera que durante un año no ha tenido la regla. La menopausia pilla con el pie cambiado: no me entiendo, no sé lo que me pasa y tampoco me entienden los demás. Hay que aceptarse, porque al principios es un caos… pero se arregla con el tiempo. María Teresa Corroto: “Cuaderno para vivir la menopausia cómodamente”. Ante las dudas, echas mano de las redes sociales para saber qué es lo que pasa… hasta que alguien nos dice que es cosas de las hormonas, de la menopausia. Las mujeres padecen procesos de sofoco, que en un 60% provoca también dificultades de sueño; y en un 20% de depresión, etc.

La sociedad española de ginecología y obstetricia, y la sociedad española de la menopausia, definen el climaterio como el proceso por el que la mujer pasa de la etapa de reproducción a la no reproductiva. Y La OMS lo define como el cese definitivo de la menstruación: 12 meses sin regla.

 Algunas ideas interesantes:

1.- la mujer en el sexto mes de vida en gestación, tiene el máximo de ovocitos. Que irán disminuyendo a lo largo de su vida hasta su desaparición con la menopausia. No es una enfermedad, pero puede producir una alteración de la calidad de vida. En cada mujer, es un mundo. Hay un 25% de mujeres que no tienen signo alguno; pero otras muchas, sí. Aparecen cambios físicos. Y a veces, síntomas… y sabemos poco de la menopausia y por qué sucede. En los primeros meses, sofocos, hormigueos, dolores, insomnios, irritabilidad, disminución libido. Al  segundo o tercer año, hay alteraciones  cutáneas, arrugas, en el cabello, metabólicos, colesterol intrínseco, aumento grasa temporal, hipertensión, etc. A partir de 5 años en adelante, se asienta la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares.

Los síntomas de la menopausia aparecen de modo natural; aunque también, a veces, provocadas por tratamientos médicos-quirúrgicos  ante el cáncer u otras enfermedades.

1.- Sofocos. Son molestos, y a veces duran años. Aparecen con frecuencia por las noches. Es la punta de iceberg. Y si no se tiene este síntoma, no suelen aparecer otros.

2.- Ciclos irregulares de sangrado: no se produce habitualmente ovulación, por lo que no hay menstruación. Un sangrado uterino después de la menopausia no es normal. Sangrar en menopausia es un signo patológico y hay que acudir al ginecólogo.

3.- Los cambios metabólicos. Aumento del 26% de grasa a 45% a los 50 años: redistribución de la grasa. Si hay sedentarismo, hay riesgos cardiovasculares y deterioro estético. Afecta a un 30% de la población adulta. Hiperglucemia. Triglicéridos y colesterol altos. Medir el índice de obesidad.

4.- Pérdida de masa ósea. En la mujer, a partir de la menopausia, la descalcificación se hace más rápida. Los huesos se vuelven frágiles. Y la única manera de saber lo que sucede es por una densitometría, pero no sirve para “adelantarse”.

5.- Alteraciones del estado de ánimo: cansancio, irritabilidad, insomnio, etc.

6.- Cambios en las mucosas y en la piel; e incontinencia urinaria. La respuesta sexual se aminora y disminuye; y se puede producir dolor en las relaciones sexuales.

7.- Alteraciones cardiovasculares. Los estrógenos dilatan las paredes de los vasos. Mejora el flujo vascular y cuando se dejan de producir  los estrógenos esta función se pierde. A la mujer en menopausia habría que hacerle un estudio cardiovascular.

8.- ¿Se debe tratar la menopausia? Si tiene síntomas, rotundamente, sí. Una mujer con síntomas de menopausia pasará una tercera parte de su vida con molestias. Desde la niñez, se debe lograr un estilo de vida, para que sea ella la que maneje la menopausia y no al revés. Los síntomas de la menopausia se pueden tratar con estrógenos. Si se restituyen los estrógenos hay que equilibrar a su vez con la progesterona, de manera que ambas hormonas están balanceadas. Se puede hacer sistémico o local: es el llamado tratamiento hormonal sustitutivo (THS). En una mujer con el útero en su sitio, si el ginecólogo valora el tratamiento hormonal sustitutivo hay que darle estrógenos y progesterona natural. Si no, se pueden originar problemas. El ginecólogo tiene que valorar. Hay una hormonofobia actualmente al tratamiento hormonal sustitutivo. Las terapias hormonales son funcionales, pero han de ser personalizadas. En estudio WHI de 2002, los autores dijeron que el tratamiento hormonal sustitutivo producía un discreto aumento de cáncer de mama y un aumento de muertes por dificultades cardiovasculares; pero, esos mismos autores, revisaron los trabajos 15 años más tarde y llegaron a la conclusión inversa: comprobaron que los beneficios hormonales sustitutivos superan claramente los riesgos.

Un estudio, del año 2022 sobre 7 millones de mujeres, seguidas durante 12 años, comprobó que con estrógenos a altas dosis hubo un pequeño pero significativo aumento de enfermedad cardíaca isquémica y con estrógenos más progesterona o con progesterona sola, se asoció con un discreto aumento de cáncer de mama; pero el análisis de las tasas de muerte por 1000 pacientes/año reveló que las mujeres con tratamiento hormonal sustitutivo morían por causas naturales mientras que entre las no usuarias había el doble de tasas de muertes por circunstancias relacionadas con la menopausia. Cualquier mujer en menopausia es susceptible de ser tratada con tratamiento hormonal sustitutivo, siempre que el beneficio supere los riesgos. Se trata de una terapia segura y eficaz, que mejora la calidad de vida de quien la emplea. El balance riesgos-beneficios es positivo en mujeres menopáusicas sanas hasta los 10 años siguientes al inicio de la menopausia o hasta los 60 años. La tendencia actual es, si se necesita y si la mujer quiere, tratar a la mujer con síntomas, con la menor dosis y el menor tiempo posible. Estos tratamientos no son válidos en caso de cáncer dependientes de hormonas u otras patologías hormono-dependientes. También hay alternativas no hormonales, pero no suelen ser tan eficaces. Hay productos naturales que tienen cierto carácter terapéutico; pero han de tener seguridad y no contraindicaciones.

9.- La osteoporosis es un trastorno del hueso: se hace menos denso y más frágil. Afecta rápidamente a las mujeres al perder los estrógenos. Es una enfermedad de los huesos que se vuelven más frágiles. Se producen fracturas con traumatismos mínimos o incluso sin traumatismo perceptible. Afecta al 50% de las mujeres mayores de 70 años. Es silenciosa. Afecta fundamentalmente a la parte distal de columna, a la cabeza de fémur y a los huesos de la muñeca. La prevención es fundamental. A fecha de hoy, se puede obtener una efectividad del 70% de evitación de pérdida de masa ósea. Hay dos factores de riesgo exclusivos de las mujeres: menopausia precoz; y cualquier situación de pérdida de estrógenos. Hay escalas clínicas de riesgo que el médico puede aplicar para comprobar si vale la pena un tratamiento concreto. La dieta es fundamental: calcio y vitamina D. Pero también es importante el ejercicio correspondiente a la edad: 15 minutos al día, 365 días al año; y ayuda mucho. Hay que intentar evitar las caídas: zapatos cómodos, bastones, y lentes de corrección graduadas. Y cuidar la dieta: comer mucho de poco y nada de mucho. Y es bueno que la menopausia sea compartida, en el ámbito familiar (marido), social, etc.

Es inconcebible que en el siglo XXI, la mujer con síntomas de menopausia pase 1/3 de su vida sin atención médica; con  más razón, si la menopausia ha sido inducida por procedimientos médico- quirúrgicos; y aún más, en mujeres jóvenes.

El tratamiento realmente eficaz es el hormonal sustitutivo; pero tiene indicaciones precisas y contraindicaciones.

Los productos naturales, no son la panacea, pero pueden ser útiles, sobretodo en contraindicación de THS.

Un sangrado persistente en la perimenopausia, no es normal. Un sangrado en la menopausia, no es normal  y debe ser motivo inexcusable de consulta al médico.

Vídeo de la Conferencia:

Podcast de la conferencia:

Galería de Imágenes: