El pirotécnico valenciano Ricardo Caballer ha regresado por la puerta grande a la plaza del Ayuntamiento, tras de tres años sin disparar. Su 'mascletà' fue potente, ingeniosa y coronada por un final aéreo distinto en el que ha intentado integrar a todos los lugares de la plaza. La última vez que la pirotécnica Ricasa llenó de pólvora la plaza del Ayuntamiento fue en 2014, aunque antes de estrenarse de nuevo en el Ayuntamiento, en la última Gran Fira de Julio ya disparó un castillo piromusical y fin de semana pasado fue el artífice de la primera 'mascletà' vertical de la historia.

Fue una mascletà arriesgada. Se centró en las retenciones aéreas en digital, pero sin quitar lo que es la tradición de la mascletà; le metió mucho ritmo al disparo, para los que usó ordenadores. La pirotecnia Ricasa, que comenzó la actividad en 1881, está gestionada por Ricardo Caballer Estellés y Ricardo Caballer Cardo, nieto y biznieto del fundador Vicente Caballer Calatayud. Su trayectoria desde entonces les ha llevado a ocupar uno de los primeros lugares entre las pirotecnias a nivel mundial.

La pólvora de los hermanos Caballer ha viajado a distintos países e incluso ha cruzado el charco. En México dispararon un espectáculo con motivo del 150 aniversario de la batalla del pueblo mexicano frente al ejército de Napoleón y en Pittsburg (Estados Unidos) participan en el Pyro Fest desde el año 2013.

Si quieres recibir al instante todos los vídeos de fallas suscríbete a nuestro Canal de YouTube: pincha aquí

No te olvides de compartir tus fotos en Twitter e Instagram con el hashtag #FallasAteneo2017

Galería de Fotos: