La Pirotecnia Zarzoso regresó a la Plaza del Ayuntamiento como sólo sabe hacerlo él, con una mascletà tradicional, encendida a mano como se hacía antes y con el sonido peculiar de la pirotecnia de Altura. Su sonido se ha caracterizado a lo largo de los años como uno de los mayores y mejores que pasan por la 'Catedral de la Pólvora', y es que parece que los truenos y masclets de esta pirotecnia castellosense retumben más que los de otras pirotecnias. La empresa alturana se ha caracterizado durante décadas de disparos en Valencia por tener uno de los mejores sonidos, además, lo llevan hasta límites insospechados y cuando escuchas una mascletà suya ya sabes que detrás está Zarzoso.

La pirotecnia llevó a toda la gente que se dio cita en la Plaza del Ayuntamiento a un agradable viaje en el tiempo. Ver como los operarios de la pirotecnia corrían por todo el recinto para encender bengala en mano varias fases del disparo, fue bellísimo y a esto hay que unir que su sonido fue de lo mejor que ha pasado por Valencia estas Fallas 2018. Poco a poco, la tecnología ganó terreno para apoderarse de un final seriado que parecía no tener fin y que encadenó terremotos uno tras otro unido a unos marcados golpes aéreos que encauzaron la mascletà a un último golpe que fue un perfecto broche de oro. De nuevo, otro año más, Zarzoso mostró todo su potencial, haciendo un sentido homenaje a sus antepasados en esta pequeña pirotecnia castellonense. Zarzoso, como siempre, se hizo notar por la potencia del sonido. En el balcón de presidencia del Ateneo Mercantil recibimos la visita del modista Francis Montesinos, uno de los diseñadores más importantes de la moda española.

Galería de Imágenes: