Emotiva mascletà la que disparó Ricardo Caballer en la plaza del Ayuntamiento de València este jueves ya que estuvo envuelta toda ella en un ambiente de respeto y de emoción por el trabajador fallecido hace unos días en Olocau. El disparo de Ricasa fue de estilo tradicional, de menos a más y con un final que fue intenso y con mucha potencia. Un disparo que estuvo dedicado al trabajador fallecido por eso no hubo música en la previa, la plaza estuvo en silencio, además de lucir un crespón negro en una de las jaulas del perimetro que delimita la mascletà.

Se guardó un minuto de silencio antes del disparo y que sólo fue roto por el espontáneo aplauso de las personas que se dieron cita en la plaza. Además, tras la mascletà Ricardo Caballer no subió al balcón del Ayuntamiento como es habitual, sino que las Falleras mayores bajaron a saludar al pirotécnico a la calle para mostrarle sus condolencias y para felicitarle por su disparo. También el alcalde, Joan Ribó, hizo lo propio y saludó al resto de empleados de Ricasa que estaban muy afectados por la pérdida de su compañero.

La terraza de presidencia del Ateneo Mercantil de Valencia tuvo una amplia representación de la vida social, económica y política de Valencia. La presidenta Carmen de Rosa estuvo con el presidente de AVE, Vicente Boluda, el presidente de la Cámara de Comercio, José Vicente Morata, el conseller de Hacienda, Vicent Soler y la consellera de Sanidad, Carmen Montón.

También presenciaron la mascletà los portavoces en Corts de PSPV, Manolo Mata; del PPCV, Isabel Bonig; de Podemos, Antonio Estañ y de Ciudadanos, Mari Carmen Sánchez, así como el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valencia, Fernando Giner. Por último, destacar que asistieron representantes del Ateneo de Alboraya, del Casino de la Agricultura y de las Fallas de Alzira.

Galería de Imágenes: