Grupo de Lectura 3. Fecha: 16 de junio de 2018. Lugar: Salón Sorolla. Nº de asistentes: 14. Editorial: MARTINEZ ROCA. Pág: 352

La Obra: Es una novela de “folletin”,que se lee muy bien, una vez has leído las 50 …….tantas primeras páginas; tras las que la historieta que nos cuenta el escritor, empieza a tomar forma, vislumbrándose el relato romántico de amor y sufrimiento, que va a conformar el libro.

Al inicio, como digo,se presenta una escritura gris, que después nos la hace desaparecer la historia facilona en la que el lector se mete de inmediato ( a lo mejor porque nos recuerda las novelitas de Corin tellado o nuestros tebeos con la letra de canciones de moda).Pero, intentando que la comodidad de la lectura, por su superficialidad no nos conquiste, hay que precisar, que la forma de hacer de esre escritor, carece de claridad y de precisión. Diría, siempre hablando del comienzo del libro, que cuesta leerlo y que hasta no engancha.

La estructura es ordenada. Se presenta dividida en varios capítulos monotemáticos, haciendo fácil el seguimiento de la historia, que va avanzando tomando como vehículo las vivencias y pensamientos de sus protagonistas, cuya meta común es: simplemente VIVIR.

El argumento lo conforman dos vidas, que aunque totalmente distintas y discurriendo en paralelo, hay un momento en que se cruzan y se unen en el mismo punto: la tienda como objetivo último, que no es otro que el dar SENTIDO A SUS VIDAS porque es el simbolo de su libertad y esperanza o ilusión por algo, por vivir.

El autor, desde mi punto de vista, para crear más interés en el lector por un lado, y para dar algo más de peso a lo que cuenta, por otro; introduce mediante “casualidades” bastante forzadas, pinceladas difuminadas de fenómenos paranormales. Indudablemente, no da más nivel al libro, pero sí incentiva un poco la curiosidad por las vidas sin interés especial de Teresa y Alice, que son las protagonistas principales.

Los Personajes: Como características generales. Decir, que Huerta, en este libro, deja a todos los que componen la lista de los mismos, insinuados; sin terminar. De ninguno da una descripción clara, ni por dentro, ni por fuera. Aquí, como en los espectáculos interactivos, cada persona que lee el libro puede diseñar a cada uno de los que forman la lista, como más te guste. Quizás, yo aprecio, como con más peso y con máscarácter a Alice Humbert; a su amiga Lou? – Lou (creo que se llama) y al viejo pintor. A mí, de él si me llega parte de alma. 

Centrándonos en ellos tenemos: 

  • Teresa: Huérfana de padres desde muy niña, es criada por su tía, melliza de su madre y obligada por las circunstancias a hacerse cargo de la niña.
  • La tía es una solterona frstada, a la que la imposición de su sobrina le cae como una carga insuperabvle. Su propia frsutación la atenúa bebiendo y mediante la religión, orientada como beatería.Su frialdad y dureza con la niña, unidas a la falta  de amor absoluto, hacen de ésta un ser triste, temeroso, solitario e inseguro. Cuando encuentra el amor, en Laurent;  esta malvada mujer llega a ocultar a Teresa sus cartas y más tarde le miente , comunicándole que ha muerto.

La crueldad obtuvo su terreno y logró matar “los sentimientos” de Teresa hacía la tía, llegando a no asistir a su entierro. Al inicio de la novela, es Teresa la que centra toda la accióny empezamos con pesimismo. Éste, lo representa el “carboncillo” con el que dibuja en la cademis del viejo pintor. 

  • Viejo pintor, que dice: en el carboncillo “las sombras acaban corrigiendo todo defecto. Esto es aplicable a la vida”

Teresa tiene como meta conocerse a sí misma y cambiar su vida. Quiere encontrar el COLOR. Siempre ha vivído en gris. Y a esto, le va a ayudar el viejo pintor. Va a ser el sacerdote del ritual que le va a hacer emprender el viaje a Paris, su ilusión y creencia para encontrar la salida que, sin saberlo al principio, buscaba. 

El viejo pintor, nos da esperanza en el futuro y en la vida, aunque se tengan muchos años. Nos dice que cada vez que hagamos algo, que vivamos algo, deberiámos tener la capacidad de experimentarlo como se hace con lo nuevo. De sentir lo que se siente la primera vez. Dice: “Quiero ser niño hasta que llegue la vejez”. Y  ….”cuando ya no tenemos ganas de evolucionar, empezamos a morir lentamente”….”Usted ve un viejo, yo sigo siendo un crío. Sólo he cambiado la carcasa”.

Cuando llega a Paris, Teresa encuentra los vestigios de, quizás la medium ?, que la va a conducir hasta encontrar y llegar a su meta: Alice Humbert. Sus fotos hacen que Teresa ordene y descubra sus frustaciones y la libertad que en su vida le hubiera gustado tener. 

Indudablemente, no tiene nada que ver con Alice en cuanto a la forma de vida de ambas. Alice, fué una niña con una niñez llena de miseria, que la indujo a prostituirse desde muy jovencita. Modelo que llevóa al éxito a un pintor del Paris del impresionismo; ella también alcanzó la cima, incluso de la alta sociedad parisina, gracias al amor de Erno, caballero de gran fortuna aficionado a la vida alegre del Paris de la época.

Hace aquí, el autor, una buena descripción del ambiente, lugares y formas de vida de todo lo que vivió la otra protagonista o “medium” de la historia. Los contrastes entre gentes de los que ella provenía: miserables y los grandes ricos. Por esos contrastes, Alice elige la buena vida: “El dolor, y la miseria, no hay manera de maquillarlo”. No quiero dejar de reseñar, que los desencadenantes de las acciones extraordinarias, que llevan a la protagonista que “busca”, Teresa, El Sr. Huerta, las presenta con tal discreción, que casi escapan a la atención del lector. Y así, tenemos: la difuminación en la pintura, la música del despertador; y el cartel de una antigua tienda de Paris……Todo muy sutil. El final de la historia, es el esperado en una novela rosa. Cada chica se queda con su chico, y lo único que nos sorprende un poco, es el saber que Aice Humbert fué la bisabuela de Laurent, amor de Teresa.

Alice Humbert, de nuevo actúa de “medium” en la vida de Teresa, que se comunica con ella por la letra de una canción; que la lleva a comprar el cartel de su tienda y antes ha utilizado al viejo pintor para que Teresa tomara la iniciativa de irse a Paris. Sin olvidar que en una exposición de pintura (Alice—> modelo), conoce Teresa a su biznieto, se enamoran, y al final, y a pesar del mal ( la tía de Teresa), los vuelve a  unir.

Conclusión: Se pasa bien leyendo el libro, pero el ex Ministro de Cultura y Deportes, como escritor, es muy flojo.