Con alguna frecuencia en determinados ámbitos valoramos más la calidad métrica de un mapa que su valor informativo, pero es verdad que sin duda ambos son importantes pero no siempre imprescindibles para catalogar a un mapa como importantes en el contexto en el que se llevó a cabo. El lenguaje gráfico es como el canecillo del románico, no precisa explicación, o al menos no debe precisarla.

Con esta  máxima hacemos un recorrido en el tiempo, analizamos y comentamos mapas que nos cuentan cosas, cosas al margen de su escala y de su precisión métrica, mapas que trasladan a la imagen una realidad social, económica, bélica, o de simple divertimento, con está charla pretendemos mostrar una colección de mapas que cumplen con ese objetivo. Hemos paseado por mapas fantásticos, mapas mentirosos, sarcásticos, cómicos, realistas y también por mapas que han significado un cambio en la concepción de la cartografía.

Galería de Imágenes: