Grupo de Lectura 1: Fecha: 13 de Abril de 2019. Lugar: Sala de Juntas del Ateneo Mercantil. Nº de asistentes: 17. Editorial: OléLibros. Pág: 282.

Autor: Fulgencio Caballero Martínez. Calasparreño, nacido en Barcelona (1966) ciudad de la que se siento enamorado por haberse formado como persona. Pero es en Calasparra, la tierra de su familia, su tierra, donde se estableció a partir de 1986 para echar sus raíces. Aquí, en este encantador pueblo del interior de Murcia, tiene su trabajo, una asesoría que diariamente le sumerge en el gélido mundo de los números. Es un apasionado de los libros. Durante su infancia devoraba cualquier relato que cayera entre sus manos. En su juventud empezó a decantarse por la novela histórica. En su madurez le ha venido su otra pasión, el escribir. En el año 2010 escribió "La caja de membrillo", que fue seleccionada entre las diez finalistas de la LIX edición de los Premios Planeta. Eso marcó un antes y un después en su vida literaria. En 2015 publicó su siguiente novela, "A la sombra de un ángel negro".

Sinopsis: La exhumación de un cadáver enterrado en una fosa común del Sahara Occidental, permitirá a Nekane, Imanol y Jesús, tres antropólogos de la “Asociación de Memoria y Dignidad”, desvelar un secreto celosamente guardado durante 40 años. Una historia de rabiosa actualidad. Bebés robados y su conexión con las altas esferas franquitas.

Comentarios: La obra fue finalista del I Concurso Nacional de Novela del Ateneo Mercantil de Valencia. A la mayoría de los intervinientes no les terminó de gustar la novela. Algunos señalaron que el autor no conocía bien lo que sucedió en el Sáhara español en aquella época y que posiblemente debido a eso no había profundizado suficientemente en el tema. También indicaron que era fácil de leer, pero que tenía poca consistencia argumentativa, en especial si se analizaban con detalle las fechas y las épocas en que sucedieron los hechos.

Incluso se consideró que habían excesivos personajes y que a algunos de ellos era difícil de identificar y seguir. Se hizo referencia a que la investigación que se desarrolla a lo largo de la novela resultó rebuscada y poco creíble por los vericuetos y dificultades que los protagonistas tuvieron que pasar y que siempre se resolvían a su favor, incluso obteniendo informaciones oficiales difícilmente accesibles para un ciudadano normal. Se dijo que incluso parecía que había sido elaborado desde el final hasta el principio buscando forzadamente nuevos personajes o hechos, por muy inverosímiles o innecesarios que parecieran, para así llegar hasta el fin buscado por el autor.

Varios hablaron de que el escritor había hecho un totum revolutum o un cóctel en el que se mezclaban hechos y personas sin que hubiese una clara línea narrativa. En cuanto al tema del robo de niños, bastantes señalaron que parece poco creíble que hubiese en la época de la dictadura un tráfico de niños en el que estuvieran afectados más de 350.000 niños, lo que habría significado que cada día se comerciara con 16 niños. Se dijo que este tema ha sido tratado de un modo muy simplista y superficial, casi infantil, muy poco convincente.