La XVII edición de “Poetas en el Ateneo”, celebrada el pasado 22 de febrero, tuvo como protagonista a la poeta valenciana Elena Torres. Presentó el acto Vicente Barberá, a quien en esta ocasión no acompañó Vicente Bosch, que se encontraba fuera de Valencia.

Licenciada en Filosofía y Poeta. Imparte Talleres de Creación Literaria en Aulas de la 3º Edad. Su obra poética incluye la publicación de trece poemarios, algunos de los cuales han sido reconocidos con importantes premios: Don de la memoria, Ráfagas de vértigo, As de copas (Premio Sargantas de Poesía Chiva, 1998), La zona oscura, Alta Fidelidad, En la esquina del desencuentro, Exceso de equipaje (Premio Creación Poética, Paiporta 2003), Lencería de piel, Nada Personal, Alrededor del deseo, Frágil (XXIX Premio Ciudad de Valencia Vicente Gaos,2012), En el silencio de la bodega y El baile de la vida.

Otros premios con los que se ha reconocido su trayectoria poética son: 2º CEAM Segorbe (2000), Premio Mar de Poesía Fundación Carolina Torres Palero (2006), 2º Premio 50 Certamen Poético Fiesta de la Primavera (2008), 2º Premio IV Certamen Literario Alfambra, Teruel (2010), Mención de honor por Haikus “Cosecha Púrpura” XXII Concurso Poesía Arnedo (La Rioja).

Pero –afirmó ante una pregunta de Barberá– , el que más le ha ilusionado es el primero de todos ellos: El primer premio que recibí, el de Chiva, fue sin duda el que más me emocionó.  Por primera vez sentí que se reconocía mi labor.

Sus poemas han aparecido en diversas revistas literarias y antologías, entre estas últimas: La escucha y la concordia (Valencia 2015), Miradas para compartir la luz (Boreal Libros- Centro UNESCO. 2016), Teresa para siempre (Lastura, 2016) y Huellas de mujer (Lastura 2017), que coordinó junto a la también poeta Mila Villanueva.

Es vicepresidenta de CLAVE y forma parte de la junta directiva de Concilyarte y de la Plataforma de mujeres escritoras del Arco Mediterráneo.

La secuencia de fotografías de sus recitales, su paso por La Buhardilla, junto al equipo de Concilyarte… dieron paso a la proyección de la lectura de su poema “Nubes de abril” del la antología Huellas de mujer, por parte de Virgilio Fuero.

Como es preceptivo, Vicente Barberá sometió a la poeta a una serie de preguntas:

– ¿Cuál de tus poemas te gusta más? – inquiere Barberá.

– El poema “Oscuros bailes” que apareció en la antología auspiciada por la UNESCO Miradas para compartir la luz, coordinada por el filósofo y poeta Pascual Casañ.

– ¿Cuáles son las cosas que te inspiran al escribir un poema?

– Me inspiran muchas cosas. Pero yo, para comenzar a escribir un poema, necesito una idea, un concepto. Sin eso, no puedo escribir. Y, una vez tengo una idea, las palabras y los versos van surgiendo. Hay quien dice que, cuando se sienta a escribir, parte de cero; no es mi caso, yo necesito apoyarme en un pensamiento.

–  ¿Hay algún poemario tuyo que te guste más?

Alrededor del deseo, es un libro que reúne cinco poemarios previos y le tengo un especial cariño.

– ¿Es un poemario erótico?

– No lo creo, aunque posea algún poema que en su tratamiento esté cerca de ello.

–  ¿Qué le aconsejarías a quien decidiera escribir por primera vez poesía?

– Que lea mucho, y naturalmente que lea mucha poesía. Si no hay un buen bagaje de lectura es prácticamente imposible escribir. Eso ocurre en cualquier disciplina; por ejemplo, en historia, si no hay un buen bagaje de lecturas y estudios sobre historia, no se podrá escribir historia. En poesía ocurre lo mismo. Todo poeta debe tener un talento innato y adquirido. El poeta nace en un cincuenta por ciento, pero se hace en otro cincuenta por ciento.

– Respóndeme con un “sí” o un “no”. ¿Feminista?

– No.

La serie de preguntas fue alternada con la lectura de tres de sus poemas por parte de otros tantos poetas: Blas Muñoz recitó el poema “El club de los poetas”, Gloria de Frutos, “Nubes de abril” y Mila Villanueva “Lapislázuli”

Y con su voz cálida, con una sensibilidad exquisita y un ritmo perfecto, la propia Elena comenzó a leer algunos de sus más bellos poemas, imprimiéndoles un registro emotivo que provocó los aplausos del numeroso público asistente.

El acto finalizó con la lectura, por parte de Teresa Espasa, del poema “Quizás logremos”, incluido en el díptico, y con las preguntas del público. Uno de ellos le preguntó si estaba escribiendo un nuevo poemario, a lo que respondió que sí, que en unos pocos meses saldría publicado un nuevo libro, en el que rozaría los lindes de la poética del silencio.

En definitiva, una tarde poética espléndida con una de las mejores poetas de nuestra Comunidad, en la que, al final de la misma, Vicente Barberá anunció el protagonista de la próxima edición de Poetas en el Ateneo: Juan Ramón Barat, el próximo 26 de abril.

Pascual Casañ

Galería de Imágenes: