La poeta valenciana Susana Benet fue la protagonista de la XVI edición de Poetas en el Ateneo, celebrada el pasado jueves 25 de enero, de 2018. Presentó el acto Vicente Bosch y lo condujo magistralmente, como siempre, Vicente Barberá.

Susana Benet se licenció en Psicología en 1981 por la Universidad de Valencia. En el año 2003 comenzó a colaborar en la página digital: “El Rincón del Haiku”. Tres años después publicó su primera colección de haikus: Faro del bosque (Pre-textos, 2006). Por esas fechas promovió, junto a otros poetas, la Tertulia del Almudín, dedicada en exclusiva al haiku. Entre sus poemarios, destacan: Lluvia menuda (Comares-La Veleta, 2007), Jardín (Kausse, 2010), en el que combina haiku y acuarela, Huellas de escarabajo (Comares-La Veleta, 2011), La durmiente (Pre-textos, 2013), Lo olvidado  (Frailejón, 2015) y la Enredadera-Haikus reunidos (Renacimiento, 2015).

Recientemente, junto con el pintor Gabriel Alonso, ha publicado el cómic Los Magrana (2016).

Ha sido incluida en varias antologías, entre ellas, Poetas de corazón japonés (Celya, 2006), Tertulia de haiku (El Taller de Poeta, 2007), Brisa del mar y Perro sin dueño (ambas publicadas por la UCLM, 2007-2008). Participó con otros autores (Enrique Bader, Vicent Berenguer, José Luis Parra y Pedro Antonio Parra) en el libro La Muerte (Krausse, 2009), donde aparte de haikus, incluye algunos poemas de estilo occidental. Ha impartido Talleres de haiku en el I y II Encuentro Internacional de Haiku de la Universidad Castilla-La Mancha, (Albacete). En 2007 obtuvo el 2º Premio en el I Concurso Internacional de Haiku, organizado por la Universidad Castilla-La Mancha, y en 2013 el 1º Premio de Haiku Ciudad de Medellín.

Como es habitual, Vicente Barberá sometió a la poeta a sus preguntas captando, con ello, la atención del público que llenaba el Salón Sorolla.

– ¿Cuándo empezaste a escribir haikus? – inquiere Barberá.

– Hace muy poco, a los 53 años. Antes escribía poesía tradicional. Pero, para mi estilo, esa forma poética era muy larga. Yo necesitaba expresarme de una forma más concisa, y en la brevedad del haiku encontré mi forma idónea de expresión.

– Sé que también eres una gran amante de la pintura.

– Sí, efectivamente; pero no solo amante, sino que también pinto; concretamente, acuarelas en blanco y negro con mínimos trazos, y combino el haiku con la pintura.

–  ¿Qué opinas del haiku?

– Para algunos, el haiku es algo sagrado, no es mi caso; para mí es una forma de poesía, a la que intento imprimir entendimiento y musicalidad.

– ¿Qué te ha hecho más feliz?

– Si te refieres al ámbito de la poesía, los talleres dirigidos a niños, son muy agradecidos.

– Dime una cualidad que te guste en un autor.

– Si me pides una sola cualidad, yo te diría la naturalidad.

La serie de preguntas fue alternada con la intervención de cuatro poetas que recitaron algunos poemas de Susana Benet: Blas Muñoz recitó cinco haikus, Virgilio Fuero eligió un poema del libro Lo olvidado, Félix Molina recitó precisamente el poema “Lo olvidado” que da título al anterior poemario y Jesús Lario. Tras ellos, Susana deleitó al público con la lectura de veinte haikus de entre los que destacamos:

Arde una vela
más allá una farola,
detrás, la luna.

 

Cesó la lluvia.
Qué transparente el canto
de los gorriones.

 

Firme en su tallo,
aferrada al invierno,
una hoja seca.

Y, al igual que en todas las otras ocasiones, el acto finalizó con las preguntas de los asistentes, que se interesaron por diversos aspectos de la trayectoria literaria de la poeta. En definitiva, una tarde poética interesante y amena. Todo un acierto el de Vicente Barberá en elegir a esta gran poeta valenciana, como lo es Susana Benet, para formar parte del elenco de autores que han pasado por Poetas en el Ateneo.

Pascual Casañ

Galería de Imágenes: