Durante siglos las campanas fueron las encargadas de anunciar de todos los eventos y actos que sucedían en las poblaciones: anunciaban incendios, fallecimientos, cuando una ciudad era atacada por sus invasores, también indicaban las zonas de pasto de los rebaños. Un oficio que se ha mantenido en la Comunitat Valenciana y que ha sabido pelear contra el toque electrónico de las campanas. Grupos de aficionados que suben hoy a las torres de las iglesias para recuperar su tañido y valor patrimonial.

La Asociación Cultural Mestres Campaners de València tiene 29 años de historia desde que diera sus primeros toques de campana por iglesias de la capital del Turia y localidades de la provincia de Valencia. En 1989 se inscribió la Asociación Mestres Campaners dando legalidad a una tradición valenciana poco cuidada y prácticamente en vías de extinción. Esta asociación se encarga de la recuperación, el estudio, la investigación, la conservación y seguimiento de los campanarios y de las campanas y sus diferentes repiques, además de recuperar la tradicion de tocar las campas a mano.