Con lleno hasta la bandera se desarrolló la tertulia del jueves 14 de noviembre 2019 que se inició a las 19 h., con un aplauso de los asistentes a la llegada de un invitado especial, Luis Blázquez, uno de los más destacados toreros de plata valencianos. Tras un saludo a los tertulianos, Paco Roger dedicó unas breves palabras a la presentación del invitado, a quien preguntó para abrir la sesión sobre cómo viven los toreros el antes y el después de una corrida.

Luis Blázquez desde su dilatada experiencia habló de la tensión, la presión, el miedo y la responsabilidad que invaden a los toreros en las dos horas "bonitas y angustiosas" previas al festejo, en las que los toreros de plata se visten solos y tratan de no pensar en su familia. Después de la corrida no suele haber tiempo  en plena temporada para meditar sobre lo vivido, y si ha ido mal llegan las dudas, la tristeza y un amargo bloqueo mental que hay que superar sin ayuda de nadie. Entonces hablan con su familia para tranquilizarse entre ellos. En las tardes de triunfo se viven esos momentos con una euforia colectiva.

Paco Ferri moderó con serena discreción la serie de preguntas que se hicieron al invitado por todos los asistentes. La diferencia en el apuntillado de las reses con América, donde se puede hacer por detrás, se debe a que en España no pueden practicar en un matadero y han de hacerlo por delante. Luis Blázquez aludió con emocionada serenidad a su compañero Curro Valencia y a Iván Fandiño, lo que motivó el aplauso de todos.

El invitado en sus respuestas habló de las manías que tienen los toreros antes de empezar la corrida, de la presión del público que se siente y vive con más fuerza cuando al matador le cuesta hacerse con el toro, y de la difícil conciliación entre la vida familiar y la dedicación a la tauromaquia. Fueron unas palabras de homenaje a las esposas y madres de los toreros.

La preparación física que deben tener y las diferencias entre los públicos español, francés e hispanoamericano fueron otras cuestiones que se comentaron antes de hablar de la presión de la soledad que sufren los maestros, de las ferias más importantes que miden el nivel de los toreros durante la temporada, y de cómo se vive en el ruedo la concesión o no de trofeos y la iniciativa o no de dar la vuelta al ruedo.

El momento técnico más destacado se produjo cuando Luis Blázquez habló de las diferentes maneras de cuadrar y cuartearse con el toro a la hora de clavar las banderillas, de pasar y salir del trance del mejor modo posible. Siempre trata de ser efectivo y el primero en los momentos difíciles.

Después de calificar de bonita y de admiración recíproca la relación entre Manzanares padre e hijo, el invitado habló de los cambios a mejor en el tipo de toro durante su carrera profesional. Ha ganado en peso y con los años en caja por lo que embisten más y mejor.

Sobre la ejecución de la suerte suprema Luis Blázquez contó la importante experiencia vivida en una finca de Rafael Ortega, quien le dijo en una tienta a Pedrito de Portugal: "los toros se matan con el corazón", con una mano a la altura del pecho que luego se gira hacia el toro a la hora de entrar a matar.

Nicasio Jiménez obsequió al invitado con un ejemplar de su obra "Mis reflexiones taurinas", lo que dio pie a un ameno diálogo entre ambos sobre la corrida histórica del 20 de abril de 2012 en la Real Maestranza de Sevilla.

Paco Roger cerró una buena tarde de toros resumiendo en dos palabras la personalidad de Luis Blázquez: "humildad y sabiduría", lo que despertó el aplauso unánime de los tertulianos puestos en pie. Esta tertulia está grabada en casi su totalidad y colgada por el Ateneo Mercantil en el canal YouTube.

Salvador Chapa

Galería de Imágenes: