La siguiente orden del Ciclo Órdenes Militares, de Caballería y Hospitalarias fue la Imperial y Real Orden de San Esteban de Hungría. La ponencia corrió a cargo del profesor, académico y humanista D. Juan Benito Rodríguez Manzanares.

La Imperial y Real Orden de San Esteban de Hungría fue fundada en 1764 por la emperatriz María Teresa de Austria con la intención de reconocer y honrar a la nobleza húngara de su Imperio. Para ingresar en la Orden era preciso probar nobleza por los cuatro costados. La Emperatiz promovío de esta manera su posición como Reina de Hungría y refuerzó la posición autónoma de Hungría en el Imperio.

Los estatutos originales permitían sólo 20 Grandes Cruces, 30 Comendadores y 50 Caballeros que han de ser "distinguidos por su virtud, mérito y nobleza". La insignia es una cruz verde esmaltada fileteada de oro. En su centro un medallón rojo esmaltado cargado con una cruz blanca patriarcal que sale de un montículo verde coronado; a ambos lados de la cruz las letras M y T en oro, y todo ello rodeado por una corona circular blanca con la leyenda latina “Publicum meritorum Praemium”. El conjunto se une a su cinta mediante una corona real húngara dorada. La cinta es de color verde con una franja central de color carmesí.