Cuando detrás del diseño y el disparo está un clásico como Luis Brunchú el éxito lo tienes asegurado porque pocos tienen el bagaje de él. El año pasado regresó a la Catedral de la Pólvora la Pirotecnia Zaragozana después de muchos años de ausencia y dio un golpe encima de la mesa, pero este año confirmó que lo del pasado año no fue la suerte de un día, ya que ha dejado un disparo espectacular en el que jugó con el ritmo y la intensidad.

La mascletà  fue creciendo, sin parones, sin cortes, con un ritmo que no decayó nunca y que acabó con un terremoto fuerte y seco. Así es como gustan las mascletàs en Valencia. Brunchú acabó con un intenso intercambio áereo que hizo temblar los cimientos de la Plaza del Ayuntamiento. Además, el tiempo no acompañó ya que se giró una brisa que acabó en un molesto viento que pudo entorpecer el disparo aéreo, pero la Zaragozana no tuvo problemas para disparar los más de 100 kilos de pólvora que fabrican ellos mismos de manera artesanal.

En el Ateneo Mercantil tuvimos la visita de todo el grupo Ciudadanos, que celebraron una comida con cerca de 400 comensales y entre los políticos cabe destacar la presencia del candidato a la Generalitat, Toni Cantó, el candidato a la Alcaldía, Fernando Giner, la Fallera Mayor de Valencia 2018, Rocío Gil, que es afiliada del partido, y algún que otro diputado. Además, recibimos la visita de los jefes de Radio Valencia, Radio Castellón, Radio Alicante y Denia de la Cadena Ser.

Galería de Imágenes: