El Ciclo de Entidades Históricas se despidió de este 2018 con una conferencia que trató sobre la historia de la Cofradía del Santo Cáliz de Valencia que venera la reliquia más buscada y protegida del cristianismo como es el Caliz que se utilizó en la Última Cena. La conferencia la impartió el presidente de la Cofradía del Santo Cáliz, D. Antonio Rossi Val.

Históricamente el Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Marcelino Olaechea en su deseo de intensificar el fomento de la devoción y culto al Santo Cáliz de la Cena del Señor, propuso al Cabildo la creación de una nueva canonjía, la de Celador del Culto del Santo Cáliz. Aceptada la propuesta por el Cabildo y cumplimentados los trámites de rigor era adjudicada dicha canonjía al Muy Ilustre Sr. Dr. Don Benjamín Civera Miralles, quien el 14 de octubre de 1948 tomaba posesión de su cargo.

De su acertada labor como Canónigo Celador del Santo Cáliz queremos destacar, entre otras, la fundación de la Cofradía del Santo Cáliz, erigida canónicamente en la Catedral, con estatutos aprobados ad experimentum el 25 de marzo de 1952, y con carácter definitivo, por parte del Prelado, el 25 de noviembre de 1955.

Dichos estatutos han sido modificados en tres ocasiones, para adaptarlos a la normativa vigente en cada momento, siendo los aprobados el 11 de junio de 1998 los que rigen actualmente la Cofradía. Hasta el presente han ostentado el cargo de Canónigo Celador D. Vicente Moreno Boria, que sustituyó a D. Benjamín Civera; D. Miguel Canet Blasco; D. Joaquín Cots Torregrosa y D, Jaime Sancho Andreu, actual Celador.

El fin principal de la Cofradía es venerar la insigne reliquia del Santo Cáliz de la Cena del Señor, dignificar su culto y divulgar su conocimiento y devoción. El fin último de la Cofradía, debido al carácter específico de la Sagrada Reliquia, es el culto a la Eucaristía, culmen y fuente de toda la vida cristiana, y por la que la Iglesia vive y crece continuamente. La Cofradía procura la digna celebración de los “Jueves del Santo Cáliz”, así como la Fiesta anual que se celebra el último jueves de octubre.

Pueden ser miembros de la Cofradía todos los fieles cristianos que lo soliciten, reúnan las condiciones exigidas por el Derecho Canónico, acepten sus Estatutos y vivan el espíritu de la Asociación. Las solicitudes de ingreso pueden recogerse en los locales de la Cofradía, sitos en la misma Iglesia Catedral.

Galería de Imágenes: