Grupo de Lectura 1: Fecha: 26 de Enero de 2019. Lugar: Sala de Juntas del Ateneo Mercantil. Nº de asistentes: 20. Editorial: Alianza Editorial. Pág: 184.

Autor: Ismail, nacido en 1936, es un prolífico escritor albanés que con su primera novela, El general del ejército muerto publicada en 1963, cuando apenas contaba 26 años, consigue reconocimiento internacional como uno de los escritores albaneses de mayor talento. Numerosos títulos posteriormente publicados a lo largo de su dilatada carrera, lo han situado como uno de los escritores europeos más importantes del siglo XX.

Los Tambores de la Lluvia, su obra más conocida y traducida a más de 40 idiomas y ambientada en el siglo XV, El Palacio de los Sueños,  Abril quebrado, El Monstruo o Tres cantos fúnebres por Kosovo,  un libro fundamental para comprender el drama padecido y se padece todavía en los Balcanes, son otras de las obras señaladas del prolífico escritor. Considerado como un intelectual de los más activos de Europa, desempeñó un destacado papel en el esclarecimiento internacional del drama de los albaneses de Kosovo, defendiendo la intervención de la OTAN para detener a los serbios.

Candidato varias veces al Premio Nobel, recibió en 2005 el Premio Booker Internacional. Es miembro de la Academia de las Ciencias Morales y Políticas de París, de la Academia de las Artes de Berlín y de la Legión de Honor Francesa. Se le concedió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2009 y en 2015, fue galardonado con el Premio Jerusalén. Su escritura se caracteriza por entrelazar, lo real con lo onírico y la historia oficial con la alegoría, donde se entrecruzan los mitos y las tragedias clásicas griegas con las legendarias tradiciones balcánicas. Su universo está lleno de mitos, y asume la rica tradición literaria de escritores como Homero, Esquilo, Shakespeare, Cervantes o Gógol.

Sinopsis: Expediente H, se inspira parcialmente en el viaje que emprendieron dos investigadores, Milman Parry y Albert Lord, al corazón de la Albania rural  en los Balcanes para investigar la tradición épica oral serbocroata, encontrando obstáculos por la  mentalidad provinciana, y temores de que  los investigadores puedan ser espías. La aparición de dos irlandeses de Nueva York en una localidad del norte de Albania con el fin de investigar en esta remota región la conexión de los rapsodas albaneses con la creación de la «Ilíada» y la «Odisea», y el subsiguiente revuelo que esto provoca en todos los órdenes, permite a Ismail Kadaré urdir en EL EXPEDIENTE H. una inquietante y febril fábula en torno a la asfixiante atmósfera del totalitarismo y sobre el misterio de la creación literaria. La presente edición ha sido minuciosamente revisada por Ramón Sánchez Lizarralde, autor de la traducción, de acuerdo con la edición definitiva de su obra que acometió el autor, libre ya de trabas, a partir de que obtuviera asilo político en Francia en 1990.

Comentarios: Tras la extensa introducción realizada, se inició una rueda de opiniones sobre la obra. A 6 de los lectores les gustó y al resto de lectores no les gustó nada o la obra les había aportado muy poco.

La novela fue calificada mayoritariamente como una novela curiosa, juvenil y superficial, de tradiciones y supersticiones, una alegoría u homenaje a Homero o de filosofía Homérica. Difícil de leer y entender, aunque bien escrita y traducida donde el autor plantea la obra de forma pretenciosa y reiterativa  sin profundizar en el contenido.

Otros la categorizaron de tediosa y desértica, novela fallida, aburrida y que no profundiza. Y un tercer grupo de lectores, minoritario, consideró la obra como entretenida , divertida curiosa e ingeniosa, una novela de investigación  interesante.

Con respecto a la estructura y contenido de la obra, el autor tras  un planteamiento original, realiza una critica social de la sociedad albanesa, aislada por la orografia del país, cerrada y bodebilesca, y pasa de puntillas en la  otra historia que aborda la investigación sobre la autoría de la Ilíada sin profundizarla si fue Homero su autor, o si existió Homero o fue escrita por un Albanés y transmitida por los rapsodas.

Los moderadores justificamos su elección por ser un escritor original por su nacimiento Albanés, por estar propuesto eternamente al nobel lo que le hacía especialmente interesante y por abordar un tema cultural e interesante, la transmisión oral del conocimiento de autores tan importantes como Homero.

Con la duda existencial de la autoría de la Iliada por Homero o por los rapsodas albaneses, se levantó la sesión tras el debate y, en el restaurante “La Firma” se hizo oficial la entrega y banda así como la nómina mensual al flamante nuevo secretario Carlos Climent, cesando en su cargo la que suscribe estas líneas y finaliza su crónica de hoy.