//Cañizares: “Algunos han olvidado la aportación de la Iglesia en la Constitución”

Cañizares: “Algunos han olvidado la aportación de la Iglesia en la Constitución”

El Cardenal Arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, repasó en el Ateneo Mercantil de Valencia la situación de la Constitución Española en los últimos 40 años y aseguró que está plena vigencia ya que los principios, derechos, libertades y valores que sustentan la Constitución surgieron de una afán de concordia y reconciliación entre los españoles: “existía el ánimo de llegar a un texto que fuese de todos, que no enfrentara a nadie. La Constitución es un instrumento de concordia, de convivencia entre todos los españoles”.

El Arzobispo de Valencia, Cardenal Antonio Cañizares, destacó que la Constitución Española “respeta y se asienta en el vínculo entre verdad, derechos y libertades por lo que pretender unilateralmente alterar este ordenamiento jurídico es inadmisible” y recuerda la necesidad de “tutelar el bien común de la sociedad” porque “sólo así seguiremos respetando” la Carta Magna, “todavía muy joven, que exige de todos la concordia, la unidad y la paz social”.

En la conferencia “La Constitución y la Iglesia” que pronunció en la clausura del ciclo sobre el 40 Aniversario de la Carta Magna del Ateneo Mercantil de Valencia, el Cardenal, actual vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), indicó que para valorar el binomio de Iglesia y Constitución es “imprescindible” tener en cuenta el respeto de la CEE ante el texto constitucional y los principios básicos que recoge. Los obispos “no podemos ser tildados como enemigos de la democracia o contrarios a la Constitución” y señaló que “algunos han olvidado la aportación de la Iglesia al advenimiento pacífico de la democracia”.

Ante los “momentos delicados que vivimos en España”, la Iglesia debe “llevar a cabo su misión evangelizadora, contribuyendo a una humanidad nueva conforme al Evangelio y a que se cumplan los principios en los que apoya la Constitución”, precisó el Arzobispo, quien subrayó como clave de la Carta Magna “la unidad de España (artículo 2) y el reconocimiento de la dignidad inviolable de la persona humana (artículo 10)”. Recordó que los derechos humanos fundamentales “son anteriores a la Constitución, prepolíticos y prejurídicos, y pertenecen al orden moral previo sobre el que se asienta el orden político y democrático, por lo que quebrar esto sería aniquilar el bien común base del orden social”.

“Que se quede como está la  Constitución”

Respecto a una futura reforma constitucional, el Arzobispo pidió “que se quede como está en lo que referente a sus principios, que son la base para vivir y convivir” y subrayó la “fidelidad y defensa” de la Carta Magna por parte de los obispos españoles. “No es el consenso ni las mayorías las que determinan las normas éticas básicas en las que se fundamenta el orden democrático y político que nos dimos con la Constitución, asentado en el bien común y a su servicio, sino las normas y principios fundamentales que nos preceden”, aseguró el Arzobispo.

El Cardenal aplaudió el “afán generalizado de concordia y reconciliación” existente en el momento en el que se gestó la Constitución, un tiempo en el que “los líderes y el pueblo español pensaban en una España en la que todos cabemos”. Por eso, “en su base estaba el ánimo de llegar a un texto de todos, no de unos sobre o frente a otros”. Aseguró que hoy en día “aunque perfectible como toda obra humana, nuestra Constitución la vemos como fruto maduro de una voluntad sincera de entendimiento y como instrumento de un futuro de convivencia armónica entre todos, tal como recogen las palabras de la Conferencia Episcopal”.

Se trata de “una Constitución de afirmación de derechos y libertades básicas inalienables, base y fundamento de un sistema democrático e integrador, como tal se ha mostrado a lo largo de 40 años, y esperamos que siga siendo el gran apoyo para la unidad, solidaridad y concordia que ella misma alienta y confirma”.

Aldolfo Suárez  demostró su clarivdencia en la defensa del derecho a la vida y en  su preocupación por el papel de la familia en la educación”. El Arzobispo puso el acento en la postura de “concordia y coherencia” de los obispos ante la redacción del texto en unos años de “influjo renovador para la Iglesia” tras el Concilio Vaticano II y con una Conferencia Episcopal “recién estrenada pero con claridad de miras, ánimo de fidelidad evangélica y gran sentido de responsabilidad”. Los obispos “dentro de la pluralidad, unidad, independencia y libertad que siempre les ha caracterizado, mantuvieron una postura de concordia entre sí” que se refleja en dos documentos de la CEE, “presidida prudente y sabiamente por el Cardenal Tarancón”.

El primer documento del Episcopado español al respecto fue la declaración colectiva de 1977 que muestra “la clarividencia y responsabilidad episcopal” en aquel momento. Según el Cardenal, el Episcopado fue “muy cauto y lúcido” ante el proyecto constitucional y “manifestó su preocupación por los aspectos éticos de la futura Constitución y porque fuera reconocida la presencia constitucional de la Iglesia”.

“No fue sencilla la redacción del tema religioso, como dijo el historiador Juan María Laboa, y su proceso fue objeto de controversias, miedos y suspicacias. No quería el Episcopado, siguiendo el Vaticano II, que el Estado fuese confesional y no pedía privilegios pero consideraba que no se cumplía con el mero reconocimiento en la Constitución de la genérica libertad religiosa”, apuntó el Cardenal.

Para los obispos, la Constitución debía ser “una expresión de la conciencia del pueblo español y, en este sentido, la concepción cristiana del hombre y de la sociedad no debía ser ignorada aunque afirmaban que no pretendían imponerla a nadie”, recordó. En la conferencia, el Arzobispo de Valencia hizo hincapié en el papel desempeñado por el Cardenal Primado Marcelo González, “por su voz lúcida y con gran visión de futuro”, y por Adolfo Suárez, “por su defensa del derecho a la vida y su preocupación por el papel de la familia en la educación”.

El segundo documento episcopal destacado por el Arzobispo fue la nota de la CEE de 1978 sobre el Referéndum Constitucional, en la que se observa “el esfuerzo de los obispos por la neutralidad ya que la CEE no podía imponer a los ciudadanos voto alguno sino darles elementos para que ellos decidieran en conciencia”, puntualizó el Arzobispo, quien añadió que aunque había “matices que diferenciaban posiciones frente a la Constitución, como las de Tarancón y Marcelo González, siempre hubo un fondo de coherencia en los obispos”.

Asimismo, el vicepresidente de la CEE defendió que los obispos “siempre se han mostrado partidarios, defensores y promotores de la democracia pero siguiendo los criterios que señala la doctrina moral de la Iglesia porque una democracia no es posible sin los valores que la sustentan”.

En la Constitución quedan claramente reconocidas el derecho a la libertad religiosa y las libertades esenciales de la Iglesia

“Era necesaria una norma constitucional que fuese de concordia y para la concordia entre todos, para que fueran reconocidos los derechos fundamentales y diese lugar a un régimen democrática de libertades”, matizó el titular de la Archidiócesis, que citó las palabras de Fernando Sebastián Aguilar, según el cual la Iglesia española “apoyó la idea de una Constitución que pudiera ser aceptada por todos, por las derechas y las izquierdas, monárquicos y republicanos, católicos y no católicos”.

“Tarancón, junto con la mayoría de obispos, la aceptaron, aunque con algunos reparos, pensando en la mejor Constitución posible. En nuestro texto constitucional no se invoca a Dios pero sí se protegen los derechos humanos y quedan claramente reconocidas el derecho a la libertad religiosa y las libertades esenciales de la Iglesia”, prosiguió el Cardenal, que aseveró que “la experiencia ha demostrado que entonces se hizo lo que se podía hacer”

Galería de Imágenes:

2018-05-10T11:59:16+00:00 8 mayo 2018|Categories: Conferencias|

ATENEO MERCANTIL DE VALENCIA

En 1879 un grupo de dependientes de comercio de Valencia se reunían y acordaban crear un Ateneo para formar e instruir a los socios “y defender la más amplia libertad en las transacciones comerciales”.

Hoy contamos con alrededor de 4000 socios que por una cuota de 18 euros al mes, pueden disfrutar de actividades de lo más diversas, algunas de manera gratuita. Siempre ha sido una institución abierta a la sociedad valenciana.

Pincha aquí para saber más sobre el Ateneo

Nuestras Instalaciones

SalonNoblePeq
SalonActosPeq
SalonStolzPeq
SalaExpoPeq
SalonSorollaPeq
SalaJuntasPeq
SalaBanderasPeq
HallRestPeq
AulaFormativaPeq

Noticias

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Nuestros Colaboradores

Beher
Inforein SA
Pepe Boscá Ópticos
Argimiro Joyeros
Roger Alta Cosmética
Enguera Bodegas
Amelia Delhom
Vericat Implantología
Novaedat
Hermaher
Ortoprono
Leer más
El Blasco Ibáñez periodista: las novelas por fascículos en El Pueblo

Continuando con el ciclo sobre el 150 aniversario del nacimiento del genuino escritor valenciano Vicente Blasco Ibáñez, en esta ocasión...

Cerrar