La presidenta del Ateneo Mercantil de Valencia, Carmen de Rosa, cerró la jornada de reflexión sobre la ‘Valenciadad’ en la sociedad afirmando que “hay que hacer más si cabe. Tenemos que sentirnos orgullosos de lo que somos y de lo todo lo que hemos conseguido pero tenemos que seguir trabajando para que Valencia exporte su cultura, cultura de valor, ése que nunca puede faltar en un proyecto común que una a todos los pueblos de la Comunitat Valenciana”.

La Jornada de Valencianidad, organizada por el Foro Vinatea-Ateneo, se celebró en el Salón de Actos y estuvo presentada por D. José Francisco Ballester-Olmos, académico de número de la RACV. Los ponentes de la mesa redonda fueron D. Jose Vicente Goméz Bayarri, académico de número de la RACV que disertó sobre la base histórica del momento; D. Oscar Rueda Pitarque, lingüista y miembro de la Junta de Lo Rat Penat, que expuso la situación actual de la cuestión lingüística en nuestra sociedad; D. Enrique Esteve, presidente de Lo Rat Penat, que disertó sobre la vertebración popular de la circunstancia que vivimos en la actualidad y por último, D. José Luis Manglano de Mas, académico de número de la RACV, que cerró las intervenciones con el tema de la articulación sociológica de la sociedad valenciana frente al proceso de catalanización operante.

Durante su intervención, Dña. Carmen de Rosa recordó que “somos una de las regiones más antiguas de España que cuenta con su propia historia. Fuimos Reino y fuimos epicentro mundial de la cultura en nuestro Siglo de Oro Valenciano. Fuimos capaces de conseguir logros y gestas en nombre de Valencia, como así conmemoramos el 9 de Octubre. Y hemos sido uno de los grandes motores de la economía española a lo largo del S.XX y XXI. Y por eso me pregunto: ¿Cómo no vamos a ser capaces de afrontar en la actualidad y ser valientes a la hora de dar respuesta a los retos en este complejo tiempo que vivimos?”.

En este sentido, De Rosa señaló que se fue importante y se puede seguir siéndolo. “Pero hay que trabajar mucho, hay que ser solidarios entre nosotros porque hemos sido un pueblo de concordia, de solidaridad, de cooperación, de tolerancia, de progreso, pero también de autonomía propia. Nuestras fuertes raíces nos hacen tener en la actualidad un inmenso potencial cultural y económico. Tenemos una lengua propia y tenemos nuestras propias tradiciones que nos hacen ser únicos”, apuntó.

Galería de Imágenes: